Schiaparelli, cuyos descubrimientos científicos son aceptados y respetados aun hoy, pasaría a la “fama”, sin embargo, por uno de los mayores errores de la astronomía moderna.